En el mes de marzo del año en curso, el juez Simón Hugo Plácido Fabián dictó una primera resolución que admitió una demanda de interdicto de recobrar (esto procede cuando una persona que se encuentre en la posesión o tenencia de una cosa haya sido despojado de dicha posesión o tenencia) interpuesta por Yanett Denisa Mónica Canales Gutiérrez, sin que dicha demanda contenga el acta certificada de conciliación, la misma que según el inciso 7 del artículo 425 del Código Procesal Civil, debe obligatoriamente ser anexada a la demanda, incumpliéndose inclusive lo dispuesto por el artículo 6 de la Ley de Conciliación (Ley 26872) modificada por el decreto legislativo 1070, que establece: “Si la parte demandante, en forma previa a interponer su demanda judicial, no solicita ni recurre a la audiencia respectiva ante un centro de conciliación extrajudicial para los fines señalados en el artículo precedente, el juez competente al momento de calificar la demanda la declarará improcedente, por causa de manifiesta falta de interés para obrar”. La demanda de Yanett Canales Gutiérrez tiene como pretensión la restitución del inmueble ubicado en la manzana I lote 1 urbanización Pre Urbana, Tipo Huerta, ubicado a la altura del KM 17.5 de la Panamericana Sur, en el distrito de San Juan de Miraflores. Lejos de declarar nula su primera resolución y declarar improcedente la demanda, el 11 de abril de 2013 el juez Simón Plácido Fabián dicta una segunda resolución incorporando como Litisconsorcio facultativo (se configura cuando más de una persona actúa en el proceso asumiendo la calidad de actor o demandado, en defensa de un interés propio y particular, sea por razones de oportunidad o conveniencia) a Carola Jaqueline Canales Cayo. No obstante, ninguna de estas resoluciones dictadas en el cuaderno principal ha sido notificada a la otra parte hasta la fecha y ya han pasado 8 meses. El referido juez no solo admitió una demanda sin que cumpla con los requisitos exigidos por la ley sino que también admitió una medida cautelar innovativa a fin de que se entregue la posesión del inmueble ubicado en el lote 3 de la manzana I a la litisconsorte facultativo Carola Jaqueline Canales Cayo.

No obstante, ninguna de estas resoluciones dictadas en el cuaderno principal ha sido notificada a la otra parte hasta la fecha y ya han pasado 8 meses. El referido juez no solo admitió una demanda sin que cumpla con los requisitos exigidos por la ley sino que también admitió una medida cautelar innovativa a fin de que se entregue la posesión del inmueble ubicado en el lote 3 de la manzana I a la litisconsorte facultativo Carola Jaqueline Canales Cayo. Además, no sólo ocurrió este hecho sorprendente sino también de manera casi inmediata emitió otra resolución autorizando la demolición del ingreso del lote 1 de la manzana I como medida complementaria de la medida cautelar concedida arbitraria y predicadoramente. La empresa sorprendida por estos hechos ha interpuesto una denuncia por el delito de Prevaricato ante la Oficina Desconcentrada de Control Interno del Ministerio Público, con la esperanza de que se sancione a este juez, mientras ellos siguen batallando por recuperar su propiedad.